23/2/14

Descripción De La Normalidad Alienada /1


Todos borrachos en la calle Meeks, a la noche. Caminaba con un poco de dificultad, es cierto, pero estoy consciente de lo que paso. Nunca se esta lo suficientemente dado vuelta. Una amiga, llorando y cayéndose me abraza me pide ayuda. No quería quedarse sola. Yo no podía pararme correctamente y, con todo el amor que tenia, le dije que se tomara un remis a su casa y se acostara. Ella estaba, para mi opinión de experto, al borde del vomito.

Fue entonces que me contó: hacia unos días, la habían querido robar y manosear cuando iba caminando por su barrio. Y a raíz de esto, estaba totalmente atemorizada. Todavía no se lo había contado a nadie. Para colmo, yo no podía cuidarla. No porque no quisiera, sino por incapacidad. Lo mejor seria llevarla con una amiga en común que estaba en Blackbird.

Le pedí, por favor (no importaba lo que creyera o no) su deber era obligarla a subir a un remis y que la acompañara para que no se sintiera sola. Finalmente, le dijo lo que le había pasado y mi otra amiga la abrazo, para tranquilizarla:

- No te preocupes, ya esta, no te vamos a dejar sola. Pero relajate y olvidate. No tengas miedo. A mi también me paso. A todas alguna vez nos pasa eso. Pasa todo el tiempo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario