16/2/14

Cadaver Exquisito Violeta


Mi vida fue caminar por la calle de mi barrio. A veces creo que de chiquita me lanzaron muy rápido a vivir. Aunque pensándolo bien, nunca hubiera estado preparada. La calle no era lugar para una nena.

Ellos me criaron. Ellos me lanzaron. Mamá me dijo que me llamaba Violeta y me contó las reglas que tenia que seguir. Papá me hablo de milagros y de cuentos fantásticos. No creía que crecer iba a doler tanto.

Todo iba mal pero el me ayudo, sin pedirme nada a cambio. Cada vez que se reía, yo me sonrojaba. Pensaba que podía ser feliz dejando las supersticiones de lado. Parecía ser el único interesado en la gente que caminaba. Me pidió si podíamos caminar juntos, al menos un rato, para que no estemos solos.

Por suerte, siempre alguien te da la mano antes de partir. Creo que todos deberíamos tener un final. Lo bueno es cuando el final se puede elegir. Tener miedo no nos determina... nada nos determina, ni siquiera nuestra vida y como pudimos enfrentarla. La vida se nos va rápido... nosotros, nos vamos cuando queremos, no cuando nos echan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario